El pasado 1 de febrero, el Consejo de Ministros aprobó remitir a las Cortes la ratificación de la Carta Social Europea revisada, una herramienta clave en relación a los derechos sociales. Sin embargo, nada se dice sobre la también necesaria adhesión al protocolo que permite las reclamaciones colectivas cuando se incumplen estos derechos. Tenemos que demandar que esta ratificación sea completa, ya que es la única manera de garantizar el cumplimiento de este tratado que ha sido reconocido como la Constitución Social de Europa.

Carmen Salcedo y Luis Jimena nos lo explican en esta nota que comparten e invitan a difundir.